Debe comprender lo que hace y quién es usted si va a ser capaz de diferenciar su empresa de la competencia. El ejercicio es algo así como mirar un espejo. Reúna a su equipo, si tiene un equipo listo, porque esto lo convierte en una buena discusión. Haga algunas de estas preguntas:

  • ¿Qué nos gusta hacer? ¿Cómo somos diferentes? ¿Qué hay sobre nosotros que nos distinga? ¿Qué nos emociona? ¿En qué somos buenos?
  • ¿Qué hacemos que otras personas (o empresas) quieren haber hecho? ¿Qué nos gusta hacer que las personas quieran pagar? ¿Qué nos gusta hacer que hacemos mejor o diferente de otros que lo hacen?
  • ¿Qué valor podemos agregar? ¿Qué falta? ¿Cómo podemos hacer algo mejor que lo que está disponible ahora? ¿Qué podemos ver sobre el futuro que otros no pueden ver?
  • ¿Dónde podemos dar un valor que no está allí en este momento?

Presumiblemente, en cualquier negocio que tenga o cualquier negocio que esté comenzando, hará algo en lo que quiera hacer y en lo que pueda creer. Los miembros de su equipo deben querer hacerlo y también creer en él. Ese restaurante que es el sueño de toda la vida de alguien, o el equipo de esquí, o un boletín informativo ... el éxito no se basa en la idea, se basa en lo duro que ha trabajado en él, en la cantidad de valor que entrega.

En el Art of the Start, Guy Kawasaki ofrece una lista de formas de generar nuevas ideas de negocios. Kawasaki habla de ponerse en marcha, de ideas generadas por impulsos como "Quiero uno" y "Puedo hacerlo mejor" o "Mi empleador no (o no) podría hacer esto". Allí tampoco salga de la nada, comienza con usted.

En Growing a Business, Paul Hawken muestra cómo un negocio crece naturalmente de los propietarios y fundadores haciendo algo que quieren hacer, llenando una necesidad que creen que debería llenarse. Recomiendo leer ese libro también.

Para ser justos, hay excepciones. Las empresas de franquicias, por ejemplo, cuando trabajan, son una fórmula comercial que usted paga e implementa, mientras es guiado y tomado de la mano en cada paso del camino. Ser un franquiciado de McDonald's significa que eres un millonario; no significa que le guste comer o preparar lo que sirven los restaurantes de McDonald's. Usted compra un negocio para ejecutar. El franquiciador te dice cómo ejecutarlo. Si no es una fórmula establecida y si el franquiciador no le da todo lo que necesita saber, entonces es un mal negocio.